diciembre 30, 2010



He recorrido un largo camino,

el frío penetra mi ropa gastada.

Esta tarde el cielo está despejado,

¡cómo me duele el corazón!

Seihaku Irako
Fotografía: María Jesús Silva

2 comentarios :

Tesa dijo...

La belleza unida al dolor. Son de esas cosas que sólo consiguen los poetas.

Un montón de besos,

Anónimo dijo...

Sí, es verdad que el corazón duele.
Aurora.