septiembre 25, 2014

“Siente el impulso de llorar. No por el rechazo, o al menos eso piensa, se trata más bien de un sentimiento por el cual, tarde o temprano, cree que todos llegan a llorar: por ser quienes son.”

Pablo Simonetti, La razón de los amantes.

1 comentario :

Tesa Medina dijo...

Creo que siempre lloramos por nosotros mismos, aunque lo disfracemos de duelos, penas, ausencia por el otro.

Un beso,