noviembre 16, 2016




El corazón de palma es en realidad el corazón del palmito. Sin embargo, una vez que a un palmito se le ha extraído el corazón, el árbol ya no puede vivir: se marchita y amarillea y luego muere. Muchas veces cerca de un palo de rosa hay un palmito marchito y seco y muerto, porque le han arrancado el corazón. Sin corazón el palmito no puede vivir. De la parte alta del tronco extraen el corazón. El palo de rosa no puede defender ni ayudar al palmito, y así tarde o temprano el palmito muere, una vez le han quitado el corazón exquisito se marchita y se reseca y se acartona y luego muere. Y lo mismo las mariposas mueren cada noche, pero por la mañana los huevos se abren y las mariposas reemprenden el vuelo. En vez de acostarse, casi todas esas mariposas blancas, azules, rojas y amarillas mueren al ocaso y renacen al alba…

Un lugar tan hermoso Fabrizio Rondolino Editorial Siruela
imagen de la web

2 comentarios :

RECOMENZAR dijo...

Me gusta lo que esribes y como lo escribes abrazossssssssss

Tesa Medina dijo...

Ay, Mária, ¿como me como yo ahora un palmito después de leer esta tierna y deliciosa historia?

Me gustaría como esas mariposas blancas, azules, amarillas que cada día al alba fuera un día por estrenar.

Preciosa la imagen que has elegido.

Un abrazo,