noviembre 25, 2009

ANTOLOGÍA DE SPOON RIVER. EDGAR LEE MASTERS

Está considerada por Borges como una de las obras más auténticas de América. Recomendada por Bolaño en su lista de libros imprescindibles. Este libro elevó a su autor al pedestal de los grandes escritores de lengua inglesa y le colocó junto a Pound, Eliot, Wallace Stevens... Un poemario que puede leerse como si fuera un libro de cuentos, o como una novela breve. Conjunto de Epitafios de una ciudad imaginaria llamada Spoon River, donde todos los habitantes están muertos y hablan desde allí.
La imagen inicial de la Antología de Spoon River es una colina de tumbas, el cementerio de un imaginario pueblo del Oeste. En el primer poema, La colina, una voz anónima recurre al tópico ubi sunt propio de las elegías:

“¿Dónde están Elmer, Herman, Bert, Tom y Charley,
el abúlico, el forzudo, el bufón, el borracho, el peleador?”

Para luego responderse:

“Todos están durmiendo en la colina”.

Cada uno de los poemas pertenece a un nombre, a una voz que habita Spoon River. En total , 224 criaturas que a través de sus epitafios revelan parte de su vida. Son pequeñas autobiografías que construyen un diorema implacable de Spoon River, una metáfora sobre el severo juicio literario del género humano. Escrito en verso libre, muy visual, frases que contienen ironía, sarcasmo, compasión, nos van describiendo la condición humana, sacerdotes, granjeros, prostitutas, abogados, violinistas, alcohólicos, maestros, poetas... Todos ellos cuentan su historia que además se va relacionando con la de otro personaje y así se van contestando entre sí.
¿Qué es lo que convierte en excepcional Antología de Spoon River? La perspectiva desde la que están escritos los poemas; es decir, por el lugar desde el que el poeta y narrador escribe.
Jesús López Pacheco, en su prólogo a la única edición íntegra que existe en castellano
-publicada por Cátedra casi ochenta años después de la primera en inglés-, lo dice con otras palabras: “Se podría decir, parafraseando a Whitman, que ‘quien toca este libro’, toca a cientos de seres humanos, y a través de ellos, a miles, a millones.”

Una de las tumbas que habla:

Knowlt Hoheimer

Yo fui el primer fruto de la batalla de Missionary Ridge.
Cuando sentí la bala entrar en mi corazón
deseé haberme quedado en casa y haber ido a la cárcel
por aquel robo de los cerdos de Curl Trenary,
en vez de escapar y enrolarme en el ejercito.
Mil veces mejor la cárcel del distrito
que yacer debajo de esta estatua de mármol alada,
y este pedestal de granito
soportando las palabras “Por la patria”.
En todo caso, ¿qué quieren decir?

EDGAR LEE MASTERS Antología de Spoon River

3 comentarios :

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Doy fe de que efectivamente es un gran poemario, tramado y tejido como si fuera prosa, con personajes que se relacionan entre ellos, con un pueblo entero definiéndose a través de los poemas y con voz propia. Una verdadera maravilla.

Un abrazo
Marian

J. Jorge dijo...

Como siempre leer tu Blog ayuda a descubrir textos y poetas desconocidos para algunos de nosotros. Gracias Ada, de nuevo, por tu trabajo.

Ada dijo...

Marian, cuando lo leí la primera vez me quedé totalmente impresionada, todavía sigo leyéndolo.
Besos

J.Jorge, ya me contarás cuando lo leas, Jorge. Seguro que no te dejará infiferente por lo que cuenta y sobre todo por cómo se cuenta.
Besos