noviembre 06, 2009


Te balanceas en la piel de mis párpados,
planeas, como un tramoyista,
que se eleven al decorado perfecto.
Tus pupilas enganchan las mías.

¿Podrías enjaular el silencio
sólo para mí?
María Jesús Silva
Imagen: Chema Madoz

8 comentarios :

SONIA FIDES dijo...

Veo, Mª Jesús que existe un enorme cambio de intensidad en este poema. La foto ya lo dice todo y la brevedad del texto condensa con muy buen tino la intención de todas la sensaciones.

Un abrazo súper

luisa dijo...

Un poema con mucha fuerza. A veces una mirada es una largísima conversación y en los silencios se encuentran las frases más poderosas.

Un beso.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Ese final es categórico aunque esté acompañado de signos de interrogación!

Un abrazo
Marian

Anónimo dijo...

Silencio eres tú.
Un beso.
Esther

Anónimo dijo...

Hacia tiempo que no leía algo que me llenase tanto. Gran final sin duda.

Veguillas

Andrés Portillo dijo...

Precioso, Ada. Hay silencios tan densos que no pueden colarse entre los barrotes de una jaula.

Besos

BACO dijo...

cuando un poema es una obra de arte
bexos

Ada dijo...

Muchísimas gracias a todos por pasar y por deteneros un rato. Vuestros comentarios siempre son excesivos, gracias.
Besos.