febrero 05, 2010

MÚSICA EN ÍTACA (4)

SALIF KEITA


“El principal músico africano tiene una biografía tan emocionante como sus canciones.
Salif Keita (Djoliba, Malí, 1949) es descendiente directo de Sundjiata Keita, fundador del imperio mandinga en el siglo XIII, y de joven elige dedicarse a la enseñanza. Aunque pertenece a la familia real, lo expulsan del colegio. Ningún pretexto disimula la verdadera razón de ese trato: Salif es albino y se le discrimina por ello. Decide, pues, convertirse en griot (en el África negra, una suerte de poeta y músico ambulante, al que a menudo se le atribuyen poderes sobrenaturales, y que en tiempos remotos tocaba algún instrumento para envalentonar a los guerreros en las batallas), lo que desencadena la ira del padre y la orden de abandonar su casa. Descendido de golpe al escalafón más bajo de la sociedad, Salif Keita mendiga, pasa las noches en los puestos del mercado, o en fondas de mala muerte, y canta en los cafetines. Conoce la pobreza extrema. Después crea un trío musical con su hermano y otro rebelde y actúa en las discotecas de Bamako”.

FRANCISCO JAVIER IRAZOKI
(Fragmento del libro La nota rota; Hiperión, 2009)

1 comentario :

Tesa dijo...

Siempre que leo la biografía emocionante de un artista que ya es reconocido me alegro mucho, porque imagino el camino, las cicatrices, lo vivido, lo aprendido y aprecio todavía más lo que me cuenta, en este caso con su música.

Un abrazo, Ada