abril 07, 2011


El andamio

En días tristes y duros, cuando no tengo ganas de salir de casa, miro con los ojos largos a través de la ventana, sucia por la última lluvia eterna de tres días y medio. Sólo mirar por el cristal. Más allá del andamio está el cerezo. Sonrío al descubrir que aquel pintor ha vuelto a la ciudad y, como un loco, va mojando su pincel en el viento, deshaciendo la escarcha, lanzando los colores a su antojo contra el aire que se escurre sobre todos los lugares, pintando la primavera. La magia llegó al cerezo hace un instante, más allá del perfil gris del andamio. Las hojas blancas y rosas revientan en los tallos llenos de luz. Y como quien cae de un sueño, regreso a la vida pequeña de la estación. Todo renace como si nunca hubiera existido. Pero cómo cambian a través de los años y cómo el recuerdo, atravesado entre los párpados, te muerde en una flor. Te pellizca en aquella primavera azul, junto a un estanque de hojas de limón y rosas amarillas, en un paseo de cerezos.

El loco lava su pincel y lo sacude. De nuevo la lluvia… llena de colores.

MARÍA JESÚS SILVA

Fotografía: ROBERTO HERRERO

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Muy buena la foto

Firma:
Stevie Wonder

Anónimo dijo...

Tu paleta de colores es inmensa aunque has vuelto a elegir el gris.

Tesa dijo...

Un bellísimo texto Ada, ése ver más allá del andamio gris, privilegio de los poetas y de las almas sensible, los recuerdos de otras primaveras y ese pintor loco que moja su pincel en el viento y lanza los colores, y deshace la escarcha...

Deberías publicar más tus propios textos, ya te lo había dicho, ¿verdad?


En "Océno Mar, uno de mis libros preferidos, hay un pintor que pinta insistentemente el mar con agua de mar, una imagen muy potente y romántica, tanto como la de tu pintor de primaveras.

Deseo foto de holly, Gracias, Ada.

Un abrazo,