julio 04, 2011


LA INTUICIÓN DE SAMI

“Mi novio me ragaló para Navidad un gatito llamado Sami. Casi todas las tardes pasaba por mi apartamento a la salida del trabajo; pero no siempre lo hacía. Sin embargo, sólo tenía absoluta seguridad de que iba a venir cuando Sami iba a sentarse junto a la puerta unos diez minutos antes de que él llegara. No había manera de que yo le transmitiera señales, porque nunca sabía a qué hora llegaría mi novio, ni si pasaría ese día, así que lo que Sami tenía era una conexión especial con él. Demás, dudo que Sami pudiera oír su coche, pues yo vivía en el corazón mismo de una ciudad muy ruidosa y en una casa de muchas plantas y no podía llegar su sonido hasta casa.

Cuando mamá está de visita en casa y yo aún no he regresado, dice que Sami anticipa de la misma manera mi llegada, y yo vuelvo a casa en metro.
Así que también se ha creado una conexión conmigo.”

RUPERT SHELDRAKE, De perros que saben que sus amos están camino de casa.
Fotografía: Holly, CLARA QUINTANA SILVA

1 comentario :

Tesa dijo...

Lo primero de todo, qué guapa está Holly, felicidades a la fotógrafo. La foto es magnífica.

Mi gata siamesa tenía total conexión conmigo, también hacía lo mismo que Samy, volviera a la hora que volviera, ella estaba esperando en la puerta.

Los últimos años tuve que llevarla mucho al veterinario, pero no un día fijo, sólo que lo pensara y antes de hacer cualquier movimeinto que le diera pistas, ella desaparecía tratando de esconderse.

Cuando yo estaba triste, ella se ponía tan cariñosa y extravagante que me hacía reír, cuando estaba alegre, se hacía más la esquiva e interesante.

La echo mucho de menos.

Pasa un buen verano, Ada. Descansa, lee, pasea, huye de la prisa y el calor si puedes... Trata de mimarte.

Un abrazo,