octubre 16, 2011


Tenía esa extraña forma de quererme. Como un amante clandestino resbalaba los ojos por mi figura sin apenas rozarme, sin detenerse en los míos. Se escurría entre mis pestañas y dejaba impregnadas de escarcha las cuencas, que sujetaban los interrogantes que no eran contestados. Sus dedos, de cable finísimo, dibujaban esferas de algodón en el saliente de las venas que se fugaban a un sueño de lluvias, contenido en el gris, simplificando las cosas y haciendo que todo fuera más lento.

Tenía esa extraña forma de poseerme. Con ese silencio blando y eterno que reposaba en sus labios. Su aliento, relleno de niebla, a compases muy cortos se adentraba en las cavidades del cuerpo y gritaba todo lo que nunca diría. Mi boca de lana buscaba entonces las respuestas, sin tener las preguntas. A veces los dientes tropezaban en el saliente de un cerro y dormía un rato, invisible, agarrado a la flor. Después murmuraba algo como ‘amor’ y seguía viaje hasta encontrar la cueva de la laguna, formada de sedas y juncos.

Nunca tuvimos horas, porque todo se deshacía cada día en un reloj sin números y sin manecillas.

MARÍA JESÚS SILVA
Fotografía: María Jesús Silva

3 comentarios :

Carlos Medrano dijo...

Delicado, valiente. Las palabras devuelven a quien lo escribe esas respuestas sin interrogaciones. Es la memoria de nuestros particulares oasis.

Mos dijo...

Entre tanto dar a conocer a otros escritores, echaba en falta algo tuyo, Ada. Y esta prosa me resarce de toda la espera.
Muy buena, Ada.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Tesa dijo...

Me encanta como escribes, Ada, y siempre espero disfrutar como hoy de uno de tus textos de prosa intensa y suave al mismo tiempo.

Me gusta también la foto, esa estela encuadrada en el centro como de camino recorrido, que como el relato no conoces el principio sólo sabes que, de vez en cuando, se hace y se deshace, como las emociones que genera...

Los gestos, las miradas dicen muchas veces lo que las bocas callan.

Preguntas hay muchas, respuestas que nos satisfagan, pocas.

No sé si eso es bastante, pero menos es nada de nada.

Un abrazo,