noviembre 05, 2013

Aquí. Hoy

Ya somos el olvido que seremos.

El polvo elemental que nos ignora

y que fue el rojo Adán y que es ahora

todos los hombres y que no veremos.

Ya somos en la tumba las dos fechas

del principio y del término, la caja,

la obscena corrupción y la mortaja,

los ritos de la muerte y las endechas.

No soy el insensato que se aferra

al mágico sonido de su nombre;

pienso con esperanza en aquel hombre

que no sabrá que fui sobre la tierra.

Bajo el indiferente azul del cielo

esta meditación es un consuelo.

(Soneto inédito o apócrifo de Borges)



3 comentarios :

Tesa Medina dijo...

No conocía el poma, Mária, aunque pueda sonar un poco desilusionante, la esencia del poema la comparto.


Las dos fechas escritas, y según me dijo alguien traemos de serie los latidos que nos toca, así que...

...no hay que aferrarse a nada, sólo hay que vivir y dejar vivir.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

¿de donde lo sacó? en todo caso hay que indicarlo para que no haya confusiones

M.Jesús Silva dijo...

Este poema lo vimos en clase, y esta en la web, y de allí lo extraje.