octubre 04, 2010


Se ha ido Miguel Ángel Velasco.


Las garzas

Para Angelika

Las vi cruzar el puente, en un rasguño
de la noche cerrada: transcurrían
en formación precisa,
un sereno triángulo
como flecha segura que apuntara
al corazón del sol adivinado
más allá de la niebla,
tatuaje rojo inscrito en el calor
del territorio propio entre las alas.
Batían en la fe de un solo pulso
el plomo de los cielos, sacudiéndose
las bajas nubes tardas.
Volaban de memoria aquellos pájaros,
fantasmas de pureza con la mirada fija
en la línea de acero de una ancha tierra santa.
Quedé como imantado
en toda mi estatura a la alta aguja
de su navegación, mientras seguía
con los ojos errantes el vector de su rumbo.
Al cabo, la bandada
fue mullendo su esquema en una mecha
de bruma, hasta perderse
en la tinta del cielo.
¿A dónde irían
las garzas? Sólo sé
que algo de mi partió
como saeta fiel aquella noche
desde el arco del puente;
algo de mí se fue y boga dichoso
hacia algún sur de luz en la flecha del vuelo.

Miguel Ángel Velasco

De su libro La miel salvaje (Madrid Visor 2003)

1 comentario :

Tesa dijo...

Como me gustaría tener esta facilidad para describir la tienta del cielo, o las nubes desgajándose en mechas de niebla aventadas por las alas de las garzas.

O sentirme saeta en el arco del puente y que algo de mí bogara dichoso hacia algún paraíso.

Un poeta de los grandes. Demasiado joven para partir definitivamente.

Un abrazo, Ada.