junio 15, 2011



Yo vi matar a aquella mujer

En la habitación iluminada de aquel piso vi matar a aquella mujer. El que la mató, le dio veinte puñaladas, que la dejaron convertida en un palillero. Yo grité. Vinieron los guardias. Mandaron abrir la puerta en nombre de la ley, y nos abrió el mismo asesino, al que señalé a los guardias diciendo: -Éste ha sido. Los guardias lo esposaron y entramos en la sala del crimen. La sala estaba vacía, sin una mancha de sangre siquiera. En la casa no había rastro de nada, y además no había tenido tiempo de ninguna ocultación esmerada. Ya me iba, cuando miré por último a la habitación del crimen, y vi que en el pavimento del espejo del armario de luna estaba la muerta, tirada como en la fotografía de todos los sucesos, enseñando las ligas de recién casada con la muerte… -Vean ustedes –dije a los guardias-. Vean… El Asesino la ha tirado al espejo, al trasmundo.

RAMÓN GÓMEZ de la SERNA
Fotografía: Francesca Woodman

1 comentario :

Tesa dijo...

Uf, Ada, qué texto más tremendo y efectictas, creo que enlaza con mi post de esta semana, aunque de una manera más oscura y radical.

Las mujeres no deberíamos permitir que que nadie nos haga desaparecer, ni nos vuelva invisibles ni que nadie se sienta dueño de nuestra existencia.

Un beso,