mayo 27, 2013




Te dejé tantas veces como tú me abandonaste. Te has ido de puntillas, con tus cosas, con tu mirada indescifrable, con esa sonrisa hecha de orgullos y de lamento, de simulacros, de lluvia norte. La parte enredada la llevas entre las manos para sujetar la desconexión lógica, lo terriblemente perfecto, para mantenerte cuerdo en ese viaje subterráneo, para agarrar la hélice loca del barco helado.

MARÍA JESÚS SILVA

5 comentarios :

Anónimo dijo...

Amiga, te comento lo q siempre te digo cuando leo algo tuyo, tu mente descifra frases muy bonitas y con mucha razón en las que muchisima gente alguna vez nos podemos sentir identificadas. Sigue así, que eres una "crack". Noemí.

SONIA FIDES dijo...

Sigues aligerando las imágenes de manera altamente beneficiosa. Cada vez estás más cerca de lo exacto. Gracias por el esfuerzo y enhorabuena.

Beso súper

Carmen Díaz-Maroto dijo...

Cuanto me alegra que no me olvides y me hagas partícipe de tus escritos.
No sabes la satisfacción que me da saber que no dejas de escribir. Eso que ganamos todos

Carmen-Carmela

Tesa Medina dijo...

Y vuelvo a insistir, deberías publicar más texto escritos por ti.

Hay frío, desolación, reproche... y mucha poesía en este breve y bello fragmento.

Un abrazo, Mária

Anónimo dijo...

Genial, María Jesús!!

Me ha encantado. Enhorabuena!!

Fran