marzo 17, 2010

UN POEMA DE MANUEL RIVAS



"Mil"

(Publicado en"Ningún cisne"1.989)

Tengo algo importante que decir
ahora que acabamos de despedirnos
para siempre.
Te quiero.
Clávame las uñas,
pero has de saber que también fui sincero
las otras mil veces.

Ella me acusa de no tener sentimientos
porque hablo y hablo
o no hablo.
Se va a comer las uñas,
sus altivas uñas escarlata.
Pero me iré.
Se lo dije y rió indiferente,
pero me iré
o no me iré.
Llegaré a una de esas ciudades,
no tan grandes como una ciudad,
donde se para el tren y ya no hay más tren,
con monjas que se sientan sobre un barril de cerveza
en la estación,
y miles de cuervos que esperan con sorna a El-Rey
o una cámara de cine.
De esa ciudad sale un autobús
tan viejo
que tiene un conductor que fuma
y que habla con los viajeros,
justo en cada curva,
cuando llueve,

y lo hace cada día desde siempre,
limpia el cristal con la mano,
como si estuviésemos cayendo,
llueve también dentro.
Y no pasa nada,
pues llegamos cuando escampa,
y sólo gotea en el autobús,
todos mojados menos los paisanos
que ríen
o no ríen.
Ésta ya no es ni ciudad ni nada,
pero hay un barco panza arriba
y una playa de arena negra.
Y hay también una cabina de teléfono.

¿Me oyes? Estoy en una cabina.
Si, bien.
No, nada.
Llovía en el autobús.
Sólo hay un bar.
Sí, tengo monedas.
¿De verdad? Yo también. No, aún no se corta.

Sí, sigo aquí.
No, no estaba pensando.
Escuchaba, eso es todo.
No sé qué decías. Escuchaba.
No, no es un libro.
Son las hojas de la guía.
¿Sabes cuál es el prefijo de Ras-Al-Khaimah?
Marcas 07, luego 971 y después 77
y ya puedes hablar con alguien en Ras-Al-Khaimah.
No, no es que no te escuche.
Escucho, sólo quiero escucharte.
Pero no me preguntes lo que dices.
No puedo hacer dos cosas al mismo tiempo,
entender y pensar en ti.
Qué fácil es hablar con cualquier lugar.
No, no cortes, por favor.
Si cuelgas,
llamaré a Ras-Al-Khaimah
o a cualquier lugar.
Mientras tú hablas, no tengo frío.

Él era fuerte y débil
como un marine yanqui.
Ella, frágil e invencible,
como una guerrillera del Vietcong.
MANUEL RIVAS

4 comentarios :

Voltios dijo...

me gustó, mil gracias ada.

La mirada del mono dorado dijo...

Me ha gustado el principio, no sé era como jazz, como un pub lleno de humo y buena musica.

me ha gustado hasta:
Y hay también una cabina de teléfono.

Luego, me deja mal sabor de boca.

tú que dices???

besitos.

Ada dijo...

Mono, lo que creo es que la separación y el saber que el fin es inmediato deja ese mal sabor de boca. Intenta retener esa llamada todo lo posible porque sabe que cuando se cuelgue todo será pasado. Rivas lo deja claro en el final del poema: él era débil y ella invencible.
Besos

La mirada del mono dorado dijo...

jopetas.

Sí ya sé, solo con oir tu voz me conformo... malditas cabinas de telefono, siempre te hacen sentir como un mierda, cuando cuelgas, y estas en mitad... vuelta a casa.

sabes, no sé porque este poema me ha recordado a TRISTÁN E ISOLDA. ya sé que es otra historia, pero no sé se me ha venido a la cabeza...

algún dia sabré tanto como tú ada???

jopetas.