noviembre 19, 2010

CESC FORTUNY i FABRÉ


A LOS HIJOS MANCILLADOS POR LOS GÉRMENES

Me estoy bebiendo mi luz.
Te amamantas cuando oigo respirar
a los pobres nacidos del residuo,
de mi tierra de césped, de mi manto marrón.
Te alimentas, digo, de mis lúgubres fosas
tan solo contenidas en tu Alzheimer,
como el cerebro áspero, iridiscente,
cuando la presión perdida llamó a tu puerta
y te desesperó en su abismo de sufrimientos.
Pero soy peor náufrago en las viles catacumbas
de mi último tuétano.

Se acercan sin ojos, a horcajadas sobre algo que finge
estar vivo, que fornica la materia y viene
a calcinar a los hijos mancillados por los gérmenes.
Un abismo de zombies,
abortos de oquedades que horada el gusano
y que cercan nuestra pulpa como alimento.

La vida que llora cataratas verdes
baja las escaleras de la babosa
vomita la lluvia que discute a oscuras
en el nido de cada buitre,
el sol ya no reza en la calle infringida
por las bombas de amnesia,
ni se nutre del incomprensible discurso del mundo.

Serpientes y cuervos cruzan la ceniza
para que los niños asesinen a todos los poetas,
la barca transporta las raíces fangosas
y heladas de la muerte,
a la isla de arena,
donde los payasos esparcen su sueño clonado
y practican el crimen mental.

Abrasados por la orilla oscura del sol,
los palacios infectos como hijos de una guerra,
arden en un rostro
de estómagos y colchones vacíos.

Corazón senil de la llama que repta
como el arácnido y que hunde a la hoguera
en las calles prohibidas de Marrakech.
El caracol respirará el polvo de los muertos,
babeando el mármol dentro del caparazón.

Los locos andarán en silencio.

CESC FORTUNY i FABRÉ
De su libro La misteriosa canción de la sangre.
Imagen: Rest, Picasso

2 comentarios :

Voltios dijo...

muy bueno, sí señora

Anónimo dijo...

Impresionante poema. Me gusta como conduce ese laberinto hasta un final de impacto. El último verso 'Los locos andarán en silencio', se acerca a la idea que mantengo, esa de que los que habitan en este mundo pero no pertenecen a él, andan silenciosos para no dar pistas de donde están los otros y de qué fuente beben. Las cavernas están ocultas para la mayoría.
Saludos
F.