agosto 03, 2009

E.M. CIORAN


Emil Michel Cioran (Rasinari, Rumanía, 1911 – París, 1995), hijo de un sacerdote ortodoxo, ha sido considerado un “filósofo sin sistema”. El ensayista y profesor norteamericano William H. Gassi define la obra de Cioran como “un romance filosófico en temas modernos como la alienación, el absurdo, el aburrimiento, la futilidad, la decadencia, la tiranía de la Historia, la vulgaridad del cambio, la conciencia como agonía, la razón como enfermedad”. Fernando Savater lo dio a conocer en nuestro país. Algunos de los principales libros de Cioran son: En las cimas de la desesperación, El libro de las quimeras, El ocaso del pensamiento, Breviario de podredumbre, Silogismos de la amargura, La tentación de existir, Historia y Utopía, La caída en el tiempo, El aciago demiurgo, Del inconveniente de haber nacido, Desgarradura, Adiós a la filosofía y otros textos, Anatemas y admiraciones, Ese maldito yo, De lágrimas y santos, Ejercicios de admiración y otros textos, Breviario de los vencidos. Casi todos ellos publicados en España por la editorial Tusquets.

Nueve aforismos:

- Estamos todos en el fondo de un infierno, cada instante del cual es un milagro.

- ¿De qué proviene que, en la vida como en la literatura, la rebelión, incluso pura, tenga algo de falso, mientras que la resignación, aunque brote de la abulia, da siempre la impresión de lo verdadero?

- En todo profeta coexisten el gusto por el futuro y la aversión por la dicha.

- Si uno creyese en su “buena estrella”, no se podría efectuar el menor acto sin esfuerzo: beber un vaso de agua parecería una empresa gigantesca e incluso insensata.

- Concebir un pensamiento, un solo y único pensamiento, pero que hiciese pedazos el universo.

- Mis preferencias: la edad de las cavernas y el siglo de las luces. Pero no olvido que las grutas han desembocado en la Historia y los salones en la guillotina.

- ¡Ser de natural combativo, agresivo, intolerante, y no poder reclamarse de ningún dogma!

- Felicidad aterradora. Venas en las que se dilatan miles de planetas.

- Cada ser es un himno destruido.

E. M. CIORAN
Frases incluidas en Adiós a la filosofía (Alianza Editorial; Madrid, 1980).
Traducción: Fernando Savater.
Imagen: wordpress.com

2 comentarios :

Tesa dijo...

Era un pesimista lúcido, por lo que estoy de acuerdo con lo que le dictaba su lucidez, a veces podía ser brillante, pero su pesimismo y amamrgura no me van.

Creo que es más difícil ser lúcido y tratar de ser feliz, a pesar de que todos los firmamentos se hayan derrumbado. En eso consiste para mí la rebeldía.

Muchos besos, Ada.

Anónimo dijo...

Como que todo eso se escoge