agosto 22, 2009

SEVERO SARDUY

Severo Sarduy nació en Camagüey, Cuba, en 1937. Exiliado en 1960, residió en París. Fue autor de las novelas Gestos (1963), De dónde son los cantantes (1967), Cobra (1972), Maitreya (1978), Colibrí (1984) y Cocuyo (1990). También publicó ensayos: Escrito sobre un cuerpo (1969), Barroco (1974), La simulación (1982), El Cristo de la Rue Jacob (1987), Nueva inestabilidad (1987) y Ensayos generales sobre el Barroco (1987). Además, destacan sus piezas de teatro La playa (1971), La caída (1971), Relato (1971), Los matadores de hormigas (1971) y Portavoz (1977). Su obra poética comprende los poemarios Flamenco (1970), Mood Indigo (1970), Big Bang (1974), Un testigo fugaz y disfrazado (1985) y Un testigo perenne y delatado (1993). En 1993, Severo Sarduy murió de sida en París. Su Obra Completa fue editada, en dos volúmenes, por la UNESCO en 1999.

Un soneto:

Entrando en ti, cabeza con cabeza,
pelo con pelo, boca contra boca:
el aire que respiras –la fijeza
del recuerdo-, respiro, y en la poca

luz de la tarde –rayo que no cesa
entre los huesos abrasados- toca
los bordes de tu cuerpo: luz que apresa
la forma. Ya su cenit la convoca

a otro vacío donde su blancura
borra, marca la arena, tu figura.
El día devorado de sonidos

quema, de trecho en trecho, su espesura
y vuelca de ceniza la textura
en la noche voraz de los sentidos.

SEVERO SARDUY
Poema incluido en el libro Un testigo perenne y delatado precedido de Un testigo fugaz y disfrazado (Hiperión; Madrid, 1993).
Imagen: letraslibres.com

3 comentarios :

azpeitia dijo...

Original y bello...enhorabuena por tu blog y tu buen gusto literario....azpeitia

ángel dijo...

Gracias por este soneto de Sarduy. Un gusto haber descubierto tu blog literario estupendo.


Saludos...

Ada dijo...

Gracias a vosotros.
Saludos