junio 06, 2010

MÚSICA EN ÍTACA (12)





JIMI HENDRIX


“Entre sus ancestros hay una princesa cheroqui, irlandeses, cerealistas blancos y mineros negros. La abuela materna y el padre, bailarines de vodevil, se sustentan con el oficio artístico.

John Allen (rebautizado James Marshall Hendrix) nace en Seattle, Washington, en 1942. La madre dipsómana mina la juventud en francachelas de pobre y muere de cirrosis, sin que el hijo deje de recordarla “maravillosa”; el padre adusto increpa al niño harapiento que no es admitido en una iglesia baptista. Insociable, aficionado a la astronomía y futbolista tartamudo, Jimi Hendrix se atrinchera contra una infancia adversa.

Me acuerdo bien de las palabras de uno de sus amigos de adolescencia. El zurdo Jimi toca sin inspiración la guitarra en un grupo juvenil y, de repente, se produce el cambio. Los compañeros escuchan sorprendidos los extraños acordes de Hendrix. “La genialidad es una larga paciencia”, repetía como salmodia el naturalista Georges Louis Buffon, y es cierto que esas chispas musicales han salido después de incontables horas de jazz, blues y cantos religiosos. La pesadilla hogareña y los diálogos callejeros con Little Richard endemonian las manos del joven guitarrista. Y la música de Jimi seduce a tal punto que su padre compra un saxo y se suma a los conciertos del muchacho.

(…)

Ya no prende fuego al instrumento en los escenarios, sino que a partir de una noche de septiembre de 1970 él mismo, vencido por los somníferos en una ambulancia de Londres, es el icono quemado de mis quince años”.

FRANCISCO JAVIER IRAZOKI

(Fragmentos del libro La nota rota; Hiperión, 2009)

5 comentarios :

Anónimo dijo...

Bien por el mestizaje Itaco-Zokeño... Es un regalo, este que nos hacéis cada semana. Cuando escucho "Hey, Joe" no puedo dejar de recordar la versión con mariachis que hizo Billy Deville, ese Capitán Garfio del rock sureño, muerto hace unos meses en un apartamento olvidado de Nueva York. Escuchar su versión y beber un trago de tequila levanta el ánimo al poeta más melancólico. Hasta dan ganas de pegar unos tiros al aire.
Besos y abrazos,
Juan Pálido

Dorian dijo...

El gran Hendrix.

Voy a buscar La nota rota.
Este fragmento no tiene desperdicio ninguno.

Un saludo. Gracias por la canción, ¡¡Qué bien sienta...!!

Dorian.

BACO dijo...

Una jodida maravilla.

Mos dijo...

Impresionante la guitarra de Hendrix. Y, gracias a Irazoki, podemos saber mucho más de un montón de músicos que han hecho historia de la música,
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Anónimo dijo...

A penas hoy grabé un disco con esta canción... Una gran elección.

María