noviembre 29, 2011


EL MAESTRO DE ZEN
“Cierro el libro, El significado del Zen, y veo el gato lamiendo su pelo con su lengua rosa y áspera mientras se contonea delicadamente. Entonces le digo:

-Gato, te prestaría este libro para que lo estudies, pero parece que ya lo has leído.
Entonces levanta la mirada y me observa atentamente.

-No seas ridículo –ronronea-. Yo lo escribí.”
DILYS LAING

5 comentarios :

Carlos Medrano dijo...

Es así.

BACO dijo...

Touché!

Mos dijo...

Genial, Ada.
Un abrazo a ti y otro a Holly que seguro que también tiene algo de zen.
Mos.

Humberto Dib dijo...

Ada: Llegué hasta aquí a través de una amiga en común, me dio curiosidad y leía algo. Me gustó, voy a quedarme.
Un beso.
HD

Tesa dijo...

Me encanta esta historia, porque en los años que he observado y disfrutado de los gatos he envidiado su filosofía de la vida.

Procuro cultivar mi lado zen, pero hay todavía demasiados estorbos a mi alrededor que me impiden llegar a ese minimalismo tan sabio y tan pleno.

Un achuchón para la bella Holly y un abrazo para ti.