enero 04, 2012

Escena de la película francesa El CONCIERTO. La orquesta empieza desafinada y a destiempo, un caos, pero la concentración de la violinista capta el alma de toda la orquesta y del director y de pronto, el milagro se produce... Tchaikovsky resucita en medio de los sonidos para entregarnos esa inefable pureza melódica que él es capaz de lograr a través del virtuosismo del concertista. Las escenas son captadas por una delicada y lograda fotografía que capta la intimidad de los artistas durante el espectáculo que dificilmente ve el público. La inspiración gana al caos, la confianza de una mujer vence y conecta al publico en un auténtico concierto entre ella, los artistas y quienes vean esto. En la escena verán las peripecias de los ex-músicos del Bolshoi en París al tocar el Concierto para Violín y Orquesta de Tschaikovsky. La historia esta basada en un echo real, cuando el maestro Andrei Filipov y algunos músicos de la Orquesta del Bolshoi fueron despedidos por motivos políticos. El maestro para sobrevivir financieramente acepta el cargo de fajinero en el teatro. Un día intercepta un fax del famoso Teatro Chatelet de París que convidaba a la orquesta a tocar allá, sin saber que la orquesta estaba provisoriamente suspendida. Surge una idea del maestro: reunir a los músicos despedidos y presentarse en París como si fuera la orquesta del Bolshoi

2 comentarios :

Mos dijo...

Me ha encantado volver a recordar esta película.
Fantástica, Ada.

Un abrazo de Mos desde mi orilla aún navideña.

Tesa dijo...

Me encantó la película y lloré con este final, aunque adolece de exgeración en el comportamiento de los músicos antes del Concierto cuando llegan a París, eso le resta credibilidad, pero es deliciosa.

Muchos besos,