febrero 23, 2009

J. Jorge Sánchez

(Barcelona, 1964).
Licenciado en Filosofía y Doctor en Humanidades.
Ha publicado diversos artículos, entre los que destacan “De la política a la inteligencia social” (Anthropos, 1995), “El poder: de la clausura al olvido” (1996), “Juan de Mairena en Srebrenica” (Arbor, 1997), “La política del fantasma: Calderón, Hobbes y el Tamagotchi” (La Balsa de la Medusa, 1999), “Mediación, metáfora y complejidad” (Er, 2000) así como prólogos a obras de Jack London y Guy de Maupassant.
Editor de Dunas en la playa: reflexiones en torno al poder (Ed. La Catarata, 1996).
En el campo de la poesía ha publicado Del Tercer Reich (Ed. Germania, Alzira 2002) y Filosofía de la Minucia (Bartleby Editores, Madrid 2008) así como participado en los volúmenes colectivos La paz y la palabra. Letras contra la guerra (Editor Manuel Francisco Reina, Odisea Ed, Madrid 2003), 11-M: Poemas contra el olvido (Bartleby Editores, Madrid 2004) y en el volumen de relatos Tripulantes. Nuevas aventuras de Vinalia Trippers (Eclipsados, 2007).




A Jorge Sánchez le conocí con su primer libro, Del Tercer Reich, y ya me pareció una propuesta atrevida y difícil hablar de los campos de concentración y de sus líderes, y además hacerlo en verso. Cuando viajé a Polonia, visité algunos de los campos de concentración que describe Jorge. Años más tarde, hablando con él una tarde que pasaba por Madrid, le decía que su libro había puesto las imágenes, el llanto, el olor que faltaba en mis fotos. Su segunda apuesta arriesgada, Filosofía de la Minucia, ha sido la de meterse en la piel, la voz, los deseos, los pensamientos... de una mujer y descubrirnos cómo siente esa mujer, desde que ojos mira y cómo necesita que la miren. Compara cada escena y sentimiento con un personaje filosófico, y la historia que hay detrás de éste termina, de alguna forma, solapada o recordando a la voz de la mujer.

No sé cómo nos vas a sorprender la próxima vez pero es seguro que lo harás.


Dos poemas escogidos

DISCURSO ACERCA DE LAS PASIONES DEL AMOR
Blaise Pascal

Lo sé.

Sé que mi cuerpo ya no está en su apogeo

que su órbita ha dejado atrás el Sol

encaminándose imparable hacia Plutón,

su destino entrópico.

Mis pechos se alejan, mi vientre

obedece a la ley de la doblez

y los canales de Marte se marcan en mis piernas.

Mas tú deberías saber que eres un gigante gaseoso

que va perdiendo su espesor

aunque te mires y veas la termodinámica ausente.


Ensancha tu alma al par que tus dimensiones.


No te pido que al encontrarnos

estallen los gases nobles como cuando éramos,

el uno para el otro, novas cegadoras.

Pero sí que no vivas tu estancia en mi cuerpo

desde un vehículo orbital y, como yo,

midas en cada caricia la edad del universo.


Jorge Sánchez
De su libro: Filosofía de la Minucia (editorial Bartleby 2008)



UN MOTIVO

Miedo.
Tan intenso que casi podría decirse,
como del ser hegeliano,
“puro miedo,
sin ninguna otra determinación”.
Miedo, nada más que miedo.
Miedo y nada.
Pero no un miedo de película de años cincuenta
- Cuidado Harry, la Gestapo
- Ocultémonos, rápido
Y los hombres del abrigo y el sombrero pasaron sin advertir su presencia.
No miedo de la tiniebla, de la oscuridad sobre Berlin.
Ni de la censura.
Ni de la propaganda.
Miedo del Lager. Y aún más.
Miedo de la claridad, de la primavera, de las risas de los
conciudadanos en las cercanías del campo.]
Miedo de la seguridad, de la ligereza de una existencia protegida por la Gestapo.
Miedo del fervor popular, de las plazas atiborradas de gente, de los gritos de júbilo.
Miedo de lo que no da, ni dió, miedo a tantos y tantos.


Jorge Sánchez
De su libro: Del Tercer Reich (editorial Germania 2002)


Datos y foto facilitados por el autor: http://jjorgesanchez.blogspot.com/

6 comentarios :

BACO dijo...

Pero, ¿Tú estás segura que el que se esconde tras las gafas oscuras es JJ?
A ver, que diga algo.
Yo ya lo puse en el Facebook.

Ada dijo...

Baco, el Facebook es tu segunda piel. Si le miras con detenimiento creo que hay algo que le delata, sí eso es, ¡las gafas!
Besos

J. Jorge dijo...

Me temo que sí, que las gafas son yo. Lo que hay detrás no es más que un puro siumulacro construido con el Photoshop (mejor con el GIMP que es software libre).
Es que son unas Ray Ban Wayfarer más viejas que calleja y me hacía ilusión hacerles una foto...
En fin, gracias Maria Jesús por darme entrada en tu blog y a ti Baco, querido anfitrión de tantas cosas, ya me enviarás una invitación para ver qué me has hecho en el facebook.

Ada dijo...

Jorge, yo conozco lo que hay detrás de las "gafas".
Besos

J. Jorge dijo...

Me harás sonrojarme...

SONIA FIDES dijo...

Vaya me había perdido esta entrada de Jorge, el señor que descubrí en los estantes de una librería y que después se hizo de carne y hueso y fue tan generoso que quiso que "mal leyera" los estupendos e imprescindibles poemas de su estupendo e imprescindible "Filosofía de la minucia". Aquel día recibí muchos regalo, como digo más arriba, con forma humana.

Un beso súper para los tres.