junio 03, 2009

ISLA CORREYERO

Isla Correyero (Miajadas, Cáceres, 1957) ha publicado los libros de poemas Cráter (Provincia; León, 1984), Lianas (Hiperión; Madrid, 1988), Crímenes (Libertarias; Madrid, 1993) y Diario de una enfermera (Huerga & Fierro; Madrid, 1996), y también la plaquette Como cuando coges una trucha en las manos (Piratas; Fuenteheridos, 1998). Asimismo publicó la antología Feroces. Radicales, marginales y heterodoxos en la última poesía española (DVD; Barcelona, 1998).

Un poema en prosa:

MI RETRATO A LÁPIZ

Soy melancólica. Melómana. Trapecista en la cuerda de los sueños y el arte. Cumplo con mi destino de guerrera. Canto lo bello y lo perfecto. Bebo, fumo y snifo (sic). Mi mente es un río caudaloso que nadie ha dominado. Soy perversa, cruel y me bañan las lágrimas a solas. Adoro la justicia y los bienes perdidos. Bramo de odio en lo alto de las cumbres si no consigo lo que busco. Esquizofrénica, locuaz e impertinente. Me gustan los licores y las sedas. Amo el destierro, los bosques y la danza. Mis aventuras escandalizan a los necios y con el dedo me gusta tocar los labios de la noche. Idolatro la luz que expresa Kubrick y el tormento exquisito de Visconti. De mí se dice que no me harto de belleza y que bebo a destiempo de los cuerpos. Vomito internamente ante lo vulgar y lo ridículo y desgarro mi pecho ante lo feo. Me gozo en soledad como un diamante y brillo entre celajes como nutria. De niña coleccionaba tréboles y olores, insectos y lecturas. Nunca mi espalda está enfundada y he aprendido el arte de la esgrima. Me gustan las hierbas y la magia y busco el grial para mi amo. Soy heroica, altanera y distraída. Me cobijo en mansiones de alquiler y no obedezco leyes ni partidos. Me gustan los vaqueros y las pieles, el lino y los trajes ajustados. Mido uno sesenta de estatura y ochenta mal contados de busto confidente. El tacto de la nieve me enloquece, el gusto de las fresas me subyuga, oír a Bach me iza y me conmueve, oler a piel me excita doblemente; ver una toma en treinta y cinco de Murnau me hace comprender qué es la poesía. Como el Vesubio, expulso lava incandescente al recordar a Italia. Llevo siempre carmín rojísimo en los labios y altos zapatos de tacón granate. Tengo arrebatos de amor hacia cualquiera y el sexo para mí es una sombra.
¡Y me gusta jugar a lo que sea!

ISLA CORREYERO

Texto incluido en el libro Cráter (Provincia; León, 1984).
Imagen: Flickr.com

3 comentarios :

Tesa dijo...

Ando por aquí, poniéndome al día, descubriendo a esos poetas que nos presentas.

No conocía a Isla, pero su texto tiene mucha fuerza y es tan poético, entre guasón, con ganas de provocar, y lleno de vitalidad.

Me ha gustado.

Un abrazo, Ada

Ada dijo...

Tesa, este texto es una delicia. Me identifico con muchas de las ideas y sentimientos plasmados. Vale la pena releerlo varias veces, cada vez te gusta un poco más.
Besos

Volandoboy dijo...

HOla, me iría muy bien una foto de Isla Correyero para publicar en la editorial en que trabajo; sería posible ponerme en contacto contigo para explicarlo mejor? Este es mi e-mail: laiasant@difusion.com Muchas gracias!