junio 22, 2009

JULIO LLAMAZARES

Poeta, novelista y narrador español, nacido en Vegamián, pueblo de León desaparecido, en el año de 1955. Inclinado desde muy joven hacia el ejercicio literario, fue fundador de los Cuadernos Leoneses de Poesía y obtuvo el Premio Nacional de Poesía Universitaria en 1976. Se licenció en Derecho y muy pronto abandonó la profesión para dedicarse al periodismo escrito y radiofónico en la ciudad de Madrid. Por la publicación de los poemarios "La lentitud de los bueyes" (1979) y "Memoria de la nieve" (1982), obtuvo los premios Antonio González de Lama y Jorge Guillén. Es autor de novelas y relatos, entre los que se cuentan "Luna de lobos" (1985), "La lluvia amarilla" (1988), "Escenas de cine mudo" (1993), "En mitad de ninguna parte" (1995), "Los viajeros de Madrid" (1998), "Cuaderno del Duero" (1999) y "El cielo de Madrid" (2005).


Un poema:

11. SI TE PUSIERA COPOS DE TIERRA SOBRE LA BOCA...

Si te pusiera copos de tierra sobre la boca, sabrías la acidez que me posee.

Si apoyase mis preguntas en tus hombros, te desmoronarías como una
estatua de sal.

(¿O acaso puede alguien soportar el equilibrio de los árboles más altos?)

Pero no quiero condenarte a ser cuenco de nieve o roca muda.

Advierto en tus andenes una espera infinita y tus silencios me son agrios
como bruma.

Los mercaderes montan sus puestos de mentiras y perfumes a tu paso.
Tus recuerdos esperan, apostados como perros, el momento
en que se incendie la nostalgia.

Reconozco que mis preguntas aumentarían tu indefensión.

Julio Llamazares

De su libro "La lentitud de los bueyes" (1979); (Editorial Hiperión)
Foto: blogsome.com

1 comentario :

luisa dijo...

¡Qué decir de Julio Llamazares! Es uno de mis escritores favoritos y quien comparte conmigo el gusto por su lectura sabrá el motivo. Lamenté profundamente perderme la obra de teatro "La lluvia amarilla" aquel viernes. Tenía mi entrada, la cual guardo como recuerdo. Tan sólo espero que el motivo que llevó a faltar a esa cita, haya merecido la pena; lo sabré en septiembre o tal vez en octubre. Quién sabe, a lo mejor el otoño me traiga buenas nuevas.

Un beso.