septiembre 05, 2009

BORIS VIAN

La editorial Demipage ha publicado No me gustaría palmarla (en francés, Je voudrais pas crever), uno de los principales libros de poemas de Boris Vian (Ville-d´Avray, Hauts-de-Seine, 1920 – París, 1959). Novelista, poeta, dramaturgo, cantante, trompetista y compositor, Vian se ha convertido en un clásico. Los poemas han sido traducidos al español por escritores y músicos (Javier Krahe, Andy Chango, Oswaldo Muñoz, Begoña Díez Zearsolo, Luis Alberto de Cuenca, Antonio Lucas, Elena Muñoz Pimpinela, Luis Antonio de Villena, Juan Gracia Armendáriz, Ana Martín Puigpelat, Fernando Savater, Déborah Vukusic, Rafael Gumucio, Francisco Javier Irazoki, Manuel de la Fuente, Catherine François, Sofía Rhei, Jenaro Talens, Amelia Gamoneda, Carlos Pardo, Andrés Navarro, Eduardo Moga, Jorge Alemán, Andrés Rubio, Damián Tabarovsky y Santiago Auserón) e ilustrados de manera muy sugerente por artistas franceses. David Villanueva, director de Demipage, firma el prólogo. Boris Vian murió a los 39 años durante la proyección de una de sus obras adaptadas al cine.


Un poema:

ME MORIRÉ DE UN CÁNCER DE ESQUELETO

ME MORIRÉ DE UN CÁNCER DE ESQUELETO, SEGURO
SERÁ UNA TARDE HORRENDA
CLARA, TEMPLADA, PERFUMADA, SENSUAL
MORIRÉ DE UNA EXTRAÑA PODREDUMBRE
DE CIERTAS CÉLULAS MUY POCO ESTUDIADAS
DE UNA PIERNA ARRANCADA POR LA RATA GIGANTE
DE UN AGUJERO NEGRO
MORIRÉ DE UN SINFÍN DE PEQUEÑAS CORTADURAS
O PORQUE EL CIELO SE ME HABRÁ CAÍDO ENCIMA
ROTO COMO UN GRAN VIDRIO
MORIRÉ DE UN GRITO DE ALARMA
QUE ME REVENTARÁ EL TÍMPANO
DE HERIDAS SORDAS MORIRÉ, SI NO
INFLIGIDAS A LAS DOS O LAS TRES DE LA MAÑANA
POR ASESINOS CALVOS E INDECISOS
SIN DARME CUENTA MORIRÉ
DE QUE ME MUERO, MORIRÉ
BAJO LOS RESTOS SECOS DEL DERRUMBAMIENTO
DE UNA TORRE DE MIL METROS DE ALGODÓN
O AHOGADO EN UN CAMBIO DE ACEITE DE MOTOR
PISOTEADO POR MONSTRUOS INDIFERENTES
Y DESPUÉS POR OTROS MONSTRUOS DIFERENTES
Y MORIRÉ DESNUDO, O VESTIDO DE PÚRPURA
O COSIDO EN UN SACO CON HOJAS DE AFEITAR
ACASO MUERA DESPREOCUPADAMENTE
PINTÁNDOME LAS UÑAS DE LOS PIES
Y CON LÁGRIMAS A MANOS LLENAS, OH
SÍ, CON LÁGRIMAS A MANOS LLENAS
ME MORIRÉ CUANDO DESPEGUEN
MIS PÁRPADOS BAJO UN SOL FURIOSO
CUANDO A MI OÍDO MURMUREN LENTAMENTE
LAS PEORES MALDADES
ME MORIRÉ DE VER TORTURAR A LOS NIÑOS
Y A HOMBRES LÍVIDOS QUE MIRAN BOQUIABIERTOS
ROÍDO VIVO MORIRÉ, HASTA EL HUESO
POR GUSANOS EN FILA COMO VERSOS
CON LAS MANOS ATADAS BAJO UNA CATARATA
EN UN TRISTE INCENDIO ACABARÉ ABRASADO
ME MORIRÉ UN POCO, QUIZÁ MUCHO
SIN APASIONAMIENTO, PERO CON INTERÉS
Y, FINALMENTE, CUANDO TODO ACABE
ME MORIRÉ

BORIS VIAN
Poema incluido en No me gustaría palmarla (Demipage; Madrid, 2009). Traducción: Santiago Auserón.


Imagen: eltercerhombre.wordpress.com

3 comentarios :

Miguel A. Zapata dijo...

Hola, Ada. De nuevo visitando tu casa homérica algún tiempo después. Excelente gusto el tuyo: Vian es prodigioso, recomiendo también de él la novela "La espuma de los días" y el libro de cuentos "El lobo-hombre": surreal y lírico como un mercancías cargado de poemas. Observo también que te gustan los proscritos como Borchert. Exquisito. Espero nos veamos pronto. Un abrazo.

BACO dijo...

Tengo que leerlo, ya

Ada dijo...

Migel Ángel, bienvenido de nuevo. Nos vemos pronto seguro.
Besos

Baco, hace un tiempo, pero no mucho, te pasé fotocopiado 'El amor es ciego' de Boris Vian búscalo, lo tienes seguro y es magnífico.
Besos